salsas-caseras-wefitter

4 salsas caseras saludables que te cambiarán la vida

Las salsas tienen la mala fama de que engordan. Pero desde luego no tienen nada que ver las que puedes hacer en casa con las que compras de bote. Las primeras pueden estar cargadas de ingredientes sanos y deliciosos y hacer que tus platos mejoren  aunque no seas un as de la cocina, mientras que las segundas tienen grasas excesivas, azúcar, sal, conservantes y muchos ingredientes que ni siquiera sabes lo que son.

Las salsas son fáciles de hacer, no tienes más que echar todos los ingredientes en una batidora ¡y ya está!,

Vamos con 4 recetas de salsas que seguro que os sonarán y cómo hacerlas.

1.Hummus

El hummus es una pasta de garbanzos. Si lo comes con pan de pita o con pan integral, forman una proteína completa, por lo que es muy habitual de las dietas veganas. Puedes seguir esta receta de Humus para probarlo.
El hummus admite numerosas variaciones, y queda de un color totalmente diferente si hace hummus de guisantes, de remolacha, de zanahoria, etc.
hummus casero-wefitter

2.Guacamole

La receta original de México se hace machacándolo en un mortero, o chafándolo con un tenedor.  El guacamole nos permite comer aguacate, un fruto con buenas grasas que es un superalimento por su contenido en vitaminas, omega 3, potasio, magnesio, etc.
Ingredientes
  • 1 aguacate
  • 1 tomate, medio para batirlo y medio para picar en trozos pequeños y decorar.
  • Media cebolleta
  • Un ajo
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Sal, aceite de oliva y pimienta
Para prepararlo, mete todos los ingredientes en la batidora, reservando algo de tomate para picarlo y decorar.
guacamole-wefitter

3. Pesto

Y el pesto verde queda estupendo con rúcula o con otros frutos secos como el pistacho, las nueces, o las almendras. Aparte de tomarlo con pasta, puedes tomarlo en tostadas para desayunar o para dar sabor a los pescados.

4. Tahini con yogur

El tahini tiene un sabor a fruto seco tostado que potencia el sabor de los platos y les da un sabor exótico. La pasta es muy espesa, así que hay que tomarla rebajada de alguna forma, con agua, con aceite, con limón, o con yogur. La receta es muy sencilla:
  • 2 cucharadas pequeñas de tahini
  • Un yogur natural
  • Un poco de comino molido. Si tienes los granos enteros, machácalos con un mortero para que den aún más sabor.
  • Un poco de cilantro o perejil.
  • Unas gotas de limón.
Esta receta queda genial con pollo, y le da un sabor oriental a tus platos más sencillos. El tahini también lo puedes utilizar como aliño de tus ensaladas, añadiendo una cucharada al aceite y al limón.
tahini con yogurt- wefitter
Estas salsas engordan si te dedica a comerlas con pan o con doritos, pero si las añades en pocas cantidades a tus ensaladas, o a tus platos, o como sustitutivo de la mahonesa en tus sandwiches o bocatas verás que estarán mucho más ricos y tendrán un sabor muy diferente sin que sumen demasiadas calorías.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone