wefitter consejos nutricion

8 consejos nutricionales de los que te puedes beneficiar

Es típico que después de la cuesta de enero y varias visitas al gym como propósito de año nuevo te preguntes el motivo por el que tanto esfuerzo no está dando los resultados que esperabas.

No todo es ponerse en marcha y empezar a hacer ejercicio como locos, si no acompañas esos esfuerzos con un buen plan nutricional y una dieta equilibrada, todo cae en saco roto. Lo que comas, o no comas, puede hacer que tengas unos resistentes hábitos saludables y una vida activa duradera.

Para ello, ten en cuenta estos consejos:

1- No dejes que el dolor haga que te derrumbes

Afróntalo, después de una buena sesión de ejercicio puede que te duela todo el cuerpo. Hay unos remedios nutricionales que pueden ayudarte con esas molestias musculares y acelerar tu recuperación, como estar bien hidratado o ingerir alimentos con carbohidratos y proteínas.

2- Ayuda al crecimiento de tus músculos

A medida que te vuelves más fuerte es más fácil seguir adelante. Añádele una fuente de proteína de gran calidad después de tus entrenamientos y te ayudará a acelerar la reparación de los tejidos que se dañan cuando llevas a tu cuerpo al límite.  Estas pueden ser nueces, semillas o salmón. La cantidad de proteína que necesites depende del tipo de ejercicio que realices.

3- No comas más de lo que puedas quemar

Vale, todos sabemos lo frustrante que puede ser meterte una buena sesión de entrenamiento y luego ver que no has bajado ni un gramo. No pienses que por hacer ejercicio puedes comer más.  Si haces ejercicio menos de 75 min hay una alta probabilidad de que no necesites comer más de lo que actualmente comes.

4- Apoya a tu sistema inmunológico

Hacer ejercicio puede ser estresante para el cuerpo, especialmente si no has estado activo en un tiempo. Mantén sano tu sistema inmunológico  añadiendo comidas ricas en componentes probióticos. Comidas fermentadas como el kimichi o yogurt griego son un buen ejemplo.

5- Pon horario a tus comidas

Dale gasolina al cuerpo cuando  más lo necesite. Si entrenas por la mañana, come mejor a la hora de cenar el día antes y toma un buen desayuno después del entrenamiento.

Si haces ejercicio a media tarde, sería ideal ingerir una comida saludable y luego una cena que te ayude a la recuperación. Es aconsejable dejar de comer una hora antes de tu entrenamiento para hacer bien la digestión.

6- Sigue la regla del 80/20

En muchas ocasiones las mejores intenciones no llegan muy lejos porque son muy difíciles de conseguir.  En tu objetivo de conseguir una vida activa y saludable necesitas ser realista.

La regla del 80/20 se basa en que hay hueco para todo, es decir, puedes seguir disfrutando de las comidas que te gustan. Simplemente en menor cantidad y siendo razonables.

7- Deja de pensar en lo que no puedes comer y céntrate en lo que comerás

Privarse de ciertas comidas es cosa del pasado. Hay un montón de comidas y una amplia variedad de ingredientes con los que puedes jugar a la hora de hacer tus propias recetas.  Y hay ciertos alimentos que, ingeridos en una moderada cantidad, son muy saludables. Da paso al aguacate, hummus, aceite de oliva y un poco de chocolate negro por favor!

8- Recupérate de forma correcta

La recuperación después del ejercicio es un factor clave para tener éxito y los 15 – 30 minutos después de tu sesión son primordiales. Los alimentos que necesitas para dicha recuperación dependen del tipo y la duración del ejercicio, pero una nutrición adecuada puede hacer que al día siguiente estés como una rosa para volver a dar caña.

Si tus objetivos a nivel físico no están apoyados por lo que comes, no va a lograr tener los resultados que esperas. Siguiendo unas pautas nutritivas básicas puedes hacer que pequeños cambios en tu vida sean duraderos.

Fuente: MindBodyGreen

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone