alimentos-despensa-wefitter-blog

Alimentos para tener siempre en la despensa

Si te falta tiempo y te cuesta un poco hacer una previsión de qué vas a comer durante la semana, es una buena idea tener algunos alimentos de más en la despensa. Te pueden sacar de algún apuro y te permitirán evitar recurrir a comidas precocinadas, bocadillos de embutidos, pedir una pizza u optar por cualquier tipo de fast-food. Si improvisas comidas con ingredientes naturales de la despensa, te será mucho más fácil seguir una dieta saludable.

Con algunos ingredientes indispensables y pocos minutos puedes prepararte una comida rica y sana por lo que, a continuación, te presentamos a tus mejores aliados para guardar en los armarios de tu cocina y algunas ideas para disfrutarlos cuando sea necesario.

Cereales integrales

En la despensa, nunca sobra el arroz, la pasta, la quinoa o la avena, por ejemplo. En lo referentes a estos alimentos, siempre es mejor tener de más que de menos, y si son en su versión integral, mejor, para que nos aporten más fibra, vitaminas y minerales. Con acompañantes fáciles de preparar, estos alimentos conforman platos completos. Para el desayuno o la merienda, por ejemplo, también puedes utilizar copos de avena o granos de quinoa para preparar unas deliciosas gachas.

Legumbres

No pueden faltar en tu despensa conservas de legumbres. Las lentejas, los garbanzos, las judías, las habas o los guisantes son alimentos ricos en proteína, fibra y minerales y son alimentos fundamentales en nuestra dieta, fáciles de conseguir y muy asequibles. Además, si compras las legumbres cocidas, prepararlas es tan sencillo como escurrirlas bien y servir.

Las puedes añadir a una ensalada, acompañarlas de algún cereal o un salteado de verduritas o, si lo prefieres, prepararlas en forma de crema o puré.

¡Apúntalas en la lista de la compra!

Verdura

La mejor versión es la verdura fresca y recién comprada en el mercado, pero siempre te pueden salvar unas alcachofas, unos pimientos del piquillo o unos espárragos enlatados. El problema de las conservas es que suelen llevar mucha sal añadida, así que una buena idea es lavarlas para eliminar un poco el exceso de esta.

Las verdura congelada no se guarda en la despensa, pero es un comodín perfecto para cuando no has tenido tiempo de ir a comprar verdura fresca. Fíjate bien que en la etiqueta ponga solamente “espinacas”, “judías verdes”, “zanahorias”… ¡Sin aditivos!

La verdura es ideal como primer plato o acompañamiento de cualquier cereal, legumbre, carne, huevos o pescado.

Frutos secos

Las almendras, las nueces, los pistachos, las avellanas, los anacardos… Los frutos secos contienen grasas saludables, proteínas y fibra, tanto crudos como tostados, lo que los convierte en alimentos calóricos pero también saciantes. Un puñado de frutos secos es un buen snack para media mañana o para merendar. También pueden completar una ensalada o formar parte del postre. Tenerlos siempre a mano te puede ayudar a no picotear otros alimentos menos saludables.

Fruta

Del mismo modo que la verdura, su mejor versión de la fruta es la fresca. Puedes tener en la despensa algunas frutas enlatadas, pero mejor que no sean en almíbar, ya que contienen mucho más azúcar. Escoge las que vienen en su propio jugo.

Otra opción son las frutas desecadas que, al sacarles el agua, sus nutrientes se ven más concentrados y,por eso, la cantidad de una ración es menor que la de la fruta fresca.

La fruta es genial en cualquier momento del día. ¿ya tomas las 3 raciones diarias recomendadas?

Pescado

Las conservas de pescado son una buena opción para tener cerca. El atún, la caballa, las sardinas o los mejillones aportan proteínas y grasas de calidad. Son una alternativa que puede sacarte de un apuro añadiéndolas en ensaladas o acompañando una tostada.

Mejor escoger aquellas que sean al natural o que se conservan en aceite de oliva virgen extra, ya que, si no, es probable que se usen aceites de mala calidad y refinados. Presta atención también al contenido en sal de estas conservas.

Los que deberías evitar

Las chucherías, los refrescos, los embutidos, los dulces o las galletas son productos que aunque aparezcan en la pirámide de la alimentación saludable se encuentran en la parte superior, lo que indica que son productos de consumo ocasional. Así pues, lo mejor es que no los compres para evitar tentaciones y reserves su consumo a ocasiones muy puntuales como, por ejemplo, en el caso de comer fuera.

Asegúrate de que estos alimentos de los que te hemos hablado no falten en tu despensa para no tener que improvisar comidas con alimentos y productos poco saludables. ¿Ya los has incluido en tu lista de la compra?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone