Category Archives: Nutrición

Las legumbres: el alimento ideal para los deportistas

Lentejas, garbanzos, judías o alubias, habas, soja… Las legumbres son un alimento poco valorado y, sin embargo, muy completo; son un gran fuente de hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales, vitaminas y minerales importantes para un buen funcionamiento del organismo y fibra, ideal para regular el tránsito intestinal. Por todas sus propiedades, pueden considerarse un superfood perfectamente. Además, son un ingrediente muy asequible y muy versátil en la cocina.

En este post, queremos explicarte las razones por las que las legumbres son un alimento muy interesante para deportistas y te damos algunas ideas para que te acuerdes de incorporarlas a tu dieta. Ya verás, ¡te encantarán!

¿Por qué son tan interesantes las legumbres para los deportistas?

Las legumbres son un alimento ideal para cualquier persona, desde los más pequeños hasta los más mayores; y es  importante incluirlas en cualquier dieta. Pero en este post queremos centrarnos en su interés para los deportistas; sobretodo, aquellos que siguen una dieta vegana.

Por su composición, las legumbres no son un alimento muy interesante para la dieta precompetitiva debido a su contenido en fibra, ya que puede causar malestar o molestias intestinales. Sin embargo, son un alimento muy completo en el momento de recuperación: los hidratos de carbono complejos ayudan a recuperar los depósitos gastados, las proteínas pueden ser completas si las tomamos con cereales (aunque no es necesario que sean en el mismo plato)  y son fundamentales para la síntesis muscular, y las vitaminas y los minerales son necesarios para una recuperación completa.

Este aporte proteico de las legumbres es muy importante para los deportistas vegetarianos o veganos. Siempre se ha dicho que las proteínas de las legumbres no son completas, a no ser que se tomen acompañadas de cereales. No obstante, se está comprobando que las proteínas al final se complementan si consumimos ambos alimentos a lo largo del día, no necesariamente en una misma comida. Aun así, es una buena opción tomar platos que combinen legumbres y cereales, como lentejas con arroz o alubias con maíz.

Ideas variadas y originales para disfrutar de las legumbres

Una buena forma de tomar legumbres, es prepararlas como potaje o sopa, seguramente la forma más típica. También están deliciosas bien fresquitas como ingrediente de ensaladas. Además, son una opción muy cómoda y completa si comes de tupper.

Las cremas o purés de legumbres también son todo un éxito; el hummus es un ejemplo de ello. Además, es una buena manera de consumirlas sin que generen flatulencias. ¿Te gusta el hummus tanto como a nosotros? Anímate y prepara cremas con lentejas o alubias blancas, ¡toda una delicia! Y acompáñalas de otros alimentos, como el aguacate, los tomates secos o la calabaza.

Otra opción muy popular en dietas veganas y vegetarianas es tomar las legumbres en forma de hamburguesa, falafel o como falsa boloñesa para acompañar pasta o espaguetis de vegetales. Es la mejor forma de experimentar con nuevas texturas y distintos aromas.

¿Sabías que para aprovechar bien el hierro de las legumbres las tenemos que tomar con alimentos ricos en vitamina C? Así pues, lo mejor es tomarlas, por ejemplo, junto con una ensalada con tomate o pimiento, o tomar una naranja o un kiwi de postre.

Si no tienes suficiente tiempo para cocerlas, puedes recurrir a las legumbres en conserva. ¡Siempre va bien tener algunos botes en la despensa!

Ya no tienes excusa para olvidarte de las legumbres, especialmente si te estás recuperando tras una sesión de entrenamiento. Inclúyelas en tu alimentación con las recetas que más te gusten. ¡Hay muchas opciones y todas están deliciosas!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

5 errores que cometes en el desayuno

Vuelve la rutina y con ello las prisas por no llegar tarde al trabajo. Por lo general tendemos a dedicarle menos tiempo a una de las comidas más importantes del día, el desayuno.  Cometiendo así 5 errores que, con un poquito de atención, podríamos evitar y hacer que nuestro día sea 100% productivo. ¿Te animas a tener un desayuno saludable?

1.Te tomas el desayuno para llevar. Debido a falta de tiempo tendemos a coger algo rápido en la panadería cerca de casa y comerlo por el camino.  Si le das importancia al desayuno te molestarías en darle al cuerpo lo que realmente necesita y no lo primero que pilles.  No masticar los alimentos de forma adecuada por las prisas puede llevar a problemas digestivos y comer andando distrae a nuestro cerebro de tal forma que consume más calorías sin darse cuenta.

¿Eres perezoso y te cuesta levantarte antes para preparar el desayuno? Fácil, déjalo todo listo por la noche.  Como por ejemplo este refrescante y saludable smoothie de melón y pepino.

2. Olvidas la fibra. Si tu desayuno está lleno de azúcares tendrás hambre rápidamente porque los picos de azúcar en sangre bajan al rato de comer.  Los alimentos altos en fibra (como la avena, los productos integrales, las legumbres o las verduras) son exactamente lo contrario: te sientes lleno durante más tiempo porque la fibra se queda en el estómago durante más tiempo y te lleva más digerirla. Deberías consumir unos 30 g de alimentos altos en fibra al día. ¿Qué te parece esta crema de avena con melocotón para desayunar?

wefitter-crema-melocoton-receta

3. No estás tomando suficiente proteína. La proteína juega un papel importante en la sensación de saciedad. Una ingesta adecuada de proteína te puede ayudar contra los antojos. ¿Cuáles son buenas fuentes de proteína? Una tortilla con pan integral, avena con yogur griego y fruta o tostadas integrales con mantequilla de frutos secos, plátano y chía.

4.¿Y la grasa?. Los alimentos altos en grasa deberían ser una parte integral de tu dieta, igual que los carbohidratos y las proteínas. Deberías incluir las grasas saludables como mantequillas de frutos secos, semillas, aguacates o yogur son buenas opciones.

5.No estás comiendo suficiente. No temas comer mucho al desayunar: para activar el metabolismo por la mañana es una buena idea que te llenes de alimentos naturales. De esta forma estarás preparado para afrontar el día y no tendrás que preocuparte por que te suenenlas tripas horas antes de comer.

También sería interesante que en tu trabajo al menos un día a la semana ofrecieran un desayuno saludable. Es una práctica que además de ver que tu empresa se preocupa por tu salud, hace que tengas unos minutos para establecer relaciones con tus compañeros de trabajo mientras come saludable.

¡El desayuno es la comida más importante del día! Asegúrate de que tomas una dieta equilibrada y estamos seguros que rendirás mucho más ¡Pruébalo y nos cuentas!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Smoothie refrescante de melón y pepino

En verano, y todo el año, es muy aconsejable el consumo de frutas y verduras, ya que ayudan a hidratarnos y a recuperar nuestras vitaminas y sales minerales, sobre todo a esos a los que os gusta poco beber agua. Tendemos a buscar alternativas al agua para refrescarnos y una buena opción en lugar de acudir a refrescos o bebidas procesadas y hacer nuestros propios smoothies, rápidos, saludables y listos incluso para llevártelo a trabajar.

Con este smoothie de melón y pepino te asegurarás de hidratarte e incluir las raciones de fruta y verdura que necesita tu cuerpo.

¿Listo?

Ingredientes

  • 2 medidas de pulpa de melón
  • 1 medida de pepino pelado
  • zumo de limón
  • 1/2 medida de yogur natural
  • azúcar o edulcorante al gusto

Preparación:

1. El pepino y el melón deben estar libres de corteza para preparar este batido. Cuando tengamos la pulpa, medimos su capacidad en tazas o algún otro recipiente.

2. Batimos el melón y el pepino, mejor fríos, junto con el yogur hasta que tengamos una bebida cremosa y homogénea. Rectificamos de acidez y de dulzor con el limón y el azúcar según nuestro gusto.

smothie melon y pepino

¿Te animas a probarlo? ¡Cuéntanos cómo te queda!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

3 sandwiches saludables para la oficina

¿No tienes mucho tiempo para cocinar pero quires llevarte algo saludable y variado a la oficina?

Los sandwiches pueden convertirse en tu nuevo aliado.

No nos quedemos con bocatas sosos y rutinarios. Hay mil ingredientes que puedes añadirle si eres creativo y te gusta mezclar sabores.

Nuestra recomendación de esta semana son 3 y te van a dejar con ganas de más 😉

1- Sándwich de ensalada de pollo

Ingredientes:

  • 2/3 taza pollo cocido y troceado
  • 1 vara de apio picada
  • Pepinillos picados
  • 2 cucharadas de mayonesa light (puedes hacer tu versión casera)
  • 1 cucharada de perejil fresco y picadito
  • Lechuga troceada

Elaboración:

  1. Mezcla en un bowl el pollo, el apio y, el perejil .
  2. Lo dejamos enfriar
  3. Tostamos el pan y añadimos la mayonesa a la mezcla antes de montar y preparamos el bocadillo con la mezcla y la lechuga

sandwich-pollo

2. Bocadillo de hummus con vegetales

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan
  • 2 cucharadas de hummus (garbanzos procesados con un chorrito de aceite de oliva)
  • 2 rodajas de pepino
  • 2 rodajas de tomate
  • 3 rodajas de palta
  • 1 taza de brotes de soja
  •  ¼ de taza de zanahoria ralladas

Procedimiento:

  1. Tuesta el pan
  2. Unta ambas rodajas de pan con hummus
  3.  Añade los vegetales y disfruta de este delicioso emparedado.

sandwich-hummus-verduras

3.  Crostinis de salmón, queso crema, y nueces troceadas.

Ingredientes:

Para los panecillos:

  • 1 barra de pan
  • 1/4 tacita de aceite de oliva

Para las coberturas:

  • Queso de untar, nueces troceadas y salmón
  • Atún y queso rallado
  • Mozarella fresca y guacamole
  • Mortadela italiana, tomates cherry, orégano y unas gotitas de aceite
  • Sobrasada y lascas de queso parmesano

Preparación:

  1. Cortamos la barra de pan en rodajas y las pincelamos por ambos lados con el aceite. Horneamos a 200º unos minutos hasta que se doren.
  2. Ahora solo tenemos que colocar los ingredientes encima, tal y como se ven en la foto, y en el caso del crostini de atún y el queso rallado, gratinar unos minutos hasta que el queso se funda.

¿Cuál de los 3 vas a probar primero? ¿Tienes tu propia receta estrella para crear un sandwich? ¡Compártela!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Helado de frutos rojos y leche de almendras

En verano, con el calor, lo que más apetece son cosas refrescantes para saciar el estómago y mantenerte fresquito.

¿Os acordáis cuando de pequeños hacíamos nuestros propios helados metiendo el palito en yogures o derivados?

Pues bien, podemos seguir haciendo nuestros propios helados incluyendo ingredientes para que sean más fit y saludables.

La propuesta de hoy es un helado de frutos rojos y leche de almendras que nos sugiere Lékué, es muy sencillo y se tarda MUY poco, tan solo unos 20 min en preparar (ojo que necesitará como unas 4h para congelarse)

Ingredientes:

  • 200g de leche de almendras
  • 200g arándanos
  • 200g de frambuesas
  • 20g de azúcar moreno (opcional)

Elaboración:

  1. Con la ayuda de una batidora, mezcla los 200g de arándanos, 200g de frambuesa y 20g de azúcar moreno opcional.
  2.  Una vez batido, coloca la mezcla hasta llegar a la mitad del molde.
  3.  Coloca los moldes en el congelador durante 2 horas.
  4. Una vez congelada la primera capa, coloca la leche hasta llegar a la línea límite del molde.
  5. Coloca los moldes en el congelador durante 2 horas.
  6. Desmoldea y ¡ ya lo tienes listo para disfrutar!

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

¿Es realmente saludable la ensalada que preparas?

Con el verano aquí apetece comer más ligero y fresco y la comida más recurrente y variada son las ensaladas. Fáciles de hacer, prácticas y sin complicaciones para llevártelas allá a donde vayas. Eso sí, muchos pensamos que al preparar una ensalada estamos comiendo de forma saludable pero, ¿es realmente así?

Os contamos algunos ingredientes que se encuentran comúnmente en las ensaladas y no son del todo 100% saludables si se abusa de ellos.

1. Frutos secos y semillas

Adereza tus ensaladas con frutos y semillas (como las de chia, por ejemplo). Contienen proteínas y ácidos grasos omega 3. Pero con cautela: estos ácidos grasos son altos en calorías. Con 2 cucharadas es más que suficiente.

2. Queso

Hay quesos que contienen más de un 40% de grasa. Opta por alternativas como la  mozzarella, el feta o los quesos semicurados y controla la cantidad que añades.
ensalada-saludable-wefitter-2

3. Croutons

Esos dados de pan crujientes están llenos de grasa. Ojito, unas 4 cucharadas de croutons contienen aproximadamente 200 calorías. Si no puedes vivir con ellos anímate a preparártelos tú mismo, con pan con un chorro de aceite, al horno 5 minutitos y ¡listo!

4. Aceitunas

Las olivas son ricas en grasas saludables, por lo que tienen un alto valor calórico pero también, hay que consumirlas en su justa medida. Con unas 5-7 en tu ensalada aportarás los beneficios necesarios.

ensalada-saludable-wefitter

5. Atún

El atún es un ingrediente muy común en las ensaladas y aporta mucha proteína.  Eso sí, mejor optar por la  versión al natural y no la que lleva aceite.

6. Aliños

A veces es el aliño lo que aporta demasiadas calorías y lo que hace que la ensalada ya no sea tan saludable. Los aliños ya preparados suelen contener hasta 10 g de grasa por ración.La solución: el alíneo de toda la vida, aceite y vinagre y sírvetelo tú mismo a tu gusto. También puedes mezclar mostaza, hierbas, yogur para hacer tu propio alíneo.  Y en lugar de vinagre usar alternativas como limón o lima.

Todo cuenta para que tu ensalada pase de ser saludable a una bomba calórica. Cuida los detalles a la hora de prepararla.  ¿Nos dejamos algún ingrediente? No dudes en compartir cómo preparas tus ensaladas.

Fuente: Runtatic Blog

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

5 recetas para comer sano en el trabajo

Llevarse la comida preparada al trabajo a veces nos da algún dolor de cabeza al tener que pensar con antelación qué llevar y tener que prepararlo.

La clave está en hacer la compra pensando en los platos que vas a preparar durante la  y cocinar aquello que lleven más tiempo para así olvidarte de tener que pasar mucho tiempo en la cocina día tras día.

Aún así, os dejamos unas recomendaciones y recetas para que sea más fácil meterse ne la cocina a preparar comidas fáciles, ricas y saludables en tiempo récord.

1.Ensaladas

Todo un clásico pero nunca falla. Las ensaladas te dan la libertad de prepararte un plato variado, diferente y saludable cada día.  Son fáciles y rápidas de preparar y no suponen mucha elaboración.

¿Necesitas inspiración para preparar ensaladas diferentes?

Prueba estas recetas:

2. Hamburguesas caseras

Nada de escaparte e ir a un fast food para pedir comida basura. ¿Te apetece una buena hamburguesa? Prepárala. Crea tu versión fit y disfruta de cada mordisco que le das.

Te recomendamos probar esta hamburguesa de atún. ¡No te arrepentirás!

3.Verduras asadas

El sabor que adquieren las verduras al asarse es exquisito. Sólo debemos ponerlas en su lugar y el fuego hará el resto. Es más, a algunas verduras ni siquiera hay que pelarlas, como la batata o la cebolla que se preparan con cáscara y todo.

verduras-asadas-wefitter

4. Burritos

Son una elección diferente rápidos de preparar y que puedes combinar con todo: verduras, tiras de pollo, atún..

Prueba un burrito con zanahoria, aguacate, queso, una lata de atún, un poco de limón, perejil y envuélvelo en las tortitas de maiz. ¡Triunfarás en la oficina!

burritos-wefitter

5. Gazpacho

Es verano, hace calor… por supuesto lo primero que nos apetece es tomar algo fresquito.  Hay que aprovechar los productos de la tierra para elaborar este magnífico plato. ¡Y no es nada difícil!

Sólo necesitas:

  • 1 kg de tomates maduros
  • Media cebolla
  • 1/4 de ajo
  • Un pepino
  • 150 g de miga de pan
  • Un pimiento
  • Medio vaso de aceite de oliva
  • 1/4 de vaso de vinagre
  • Sal

Y la preparación es muy sencilla:

Lava, pela y pica los tomates. Haz lo mismo con el pimiento, quitándole las pepitas y con la cebolla y el ajo. Mezcla todo y añade la miga de pan previamente remojada en agua. Después añade la sal, el aceite, el vinagre y los cominos. Cuando esté todo bien mezclado, pásalo por la batidora y sírvelo frío.

receta-gazpacho-wefitter-blog

Y tú, ¿qué cocinas para llevarte a la oficina? 😉  ¡Comparte tus mejores recetas!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

5 ideas de nutrición para su programa de bienestar

Los programas de bienestar de los empleados se han convertido en un elemento básico en muchas empresas como una forma de atraer a los mejores talentos, mantenerlos felices y productivos y disminuir la rotación de empleados.

De hecho, el 80% de los empleados de las empresas con programas  de salud y bienestar se sienten comprometidos y cuidados.

La clave para tener un programa acertado de wellness es que al empleado le preocupe el bienestar en su totalidad a la vez que resulte divertido el proceso. Si no puede involucrar a su equipo, sus ideas sobre el programa de bienestar se perderán rápidamente.

Podemos implementar un programa de bienestar teniendo en cuenta diferentes categorías para que el trabajador sienta en su totalidad que puede llevar una vida activa y saludable:

  • Nutrición y Salud
  • Productividad
  • Actividad física y retos
  • Salud mental y crecimiento personal

Empezamos con las recomendaciones para  incorporar mejoras en su plan de bienestar respecto a la nutrición y salud:

1. Crea un libro de cocina saludable 

Pida a los empleados que compartan sus recetas saludables favoritas.  Se pueden ir incorporando todo tipo de recetas en un documento editable y difundirlo mediante el email corporativo o en un folleto.

2. Proporcione a sus empleados comidas saludables en la oficina

Snacks como bocadillos saludables o fruta ecológica son una gran idea para incentivar una correcta alimentación. Proporcione los productos necesarios para que puedan prepararse un snack o desayuno saludable en la oficina

 3Reduzca oferta de bebidas azucaradas

Incorpore zumos naturales de frutas y/o verduras o bebidas con el mínimo nivel de azúcar posible.  También incorpore alternativas saludables de leche para el café, como la leche de almendras. No olvide tener en cuenta a  los veganos y a los intolerantes a la lactosa.

4. Eduque sobre la alimentación saludable

Hay muchos mitos comunes sobre la alimentación y la industria alimentaria que incita a pensar que muchos alimentos son saludables cuando no lo son. Incluya charlas educativas sobre esto para identificar los productos realmente saludables.

5. Boletín de bienestar

Prepare una newsletter semanal con los mejores consejos para la salud, receta de la semana, artículos de interés y contenido educativo útil para su empleado. Seguro que le ayudará y estará dispuesto a dar ideas para el siguiente boletín.

En su empresa, ¿qué medidas respecto a la nutrición y salud ha incorporado hasta ahora? 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Alimentos para tener siempre en la despensa

Si te falta tiempo y te cuesta un poco hacer una previsión de qué vas a comer durante la semana, es una buena idea tener algunos alimentos de más en la despensa. Te pueden sacar de algún apuro y te permitirán evitar recurrir a comidas precocinadas, bocadillos de embutidos, pedir una pizza u optar por cualquier tipo de fast-food. Si improvisas comidas con ingredientes naturales de la despensa, te será mucho más fácil seguir una dieta saludable.

Con algunos ingredientes indispensables y pocos minutos puedes prepararte una comida rica y sana por lo que, a continuación, te presentamos a tus mejores aliados para guardar en los armarios de tu cocina y algunas ideas para disfrutarlos cuando sea necesario.

Cereales integrales

En la despensa, nunca sobra el arroz, la pasta, la quinoa o la avena, por ejemplo. En lo referentes a estos alimentos, siempre es mejor tener de más que de menos, y si son en su versión integral, mejor, para que nos aporten más fibra, vitaminas y minerales. Con acompañantes fáciles de preparar, estos alimentos conforman platos completos. Para el desayuno o la merienda, por ejemplo, también puedes utilizar copos de avena o granos de quinoa para preparar unas deliciosas gachas.

Legumbres

No pueden faltar en tu despensa conservas de legumbres. Las lentejas, los garbanzos, las judías, las habas o los guisantes son alimentos ricos en proteína, fibra y minerales y son alimentos fundamentales en nuestra dieta, fáciles de conseguir y muy asequibles. Además, si compras las legumbres cocidas, prepararlas es tan sencillo como escurrirlas bien y servir.

Las puedes añadir a una ensalada, acompañarlas de algún cereal o un salteado de verduritas o, si lo prefieres, prepararlas en forma de crema o puré.

¡Apúntalas en la lista de la compra!

Verdura

La mejor versión es la verdura fresca y recién comprada en el mercado, pero siempre te pueden salvar unas alcachofas, unos pimientos del piquillo o unos espárragos enlatados. El problema de las conservas es que suelen llevar mucha sal añadida, así que una buena idea es lavarlas para eliminar un poco el exceso de esta.

Las verdura congelada no se guarda en la despensa, pero es un comodín perfecto para cuando no has tenido tiempo de ir a comprar verdura fresca. Fíjate bien que en la etiqueta ponga solamente “espinacas”, “judías verdes”, “zanahorias”… ¡Sin aditivos!

La verdura es ideal como primer plato o acompañamiento de cualquier cereal, legumbre, carne, huevos o pescado.

Frutos secos

Las almendras, las nueces, los pistachos, las avellanas, los anacardos… Los frutos secos contienen grasas saludables, proteínas y fibra, tanto crudos como tostados, lo que los convierte en alimentos calóricos pero también saciantes. Un puñado de frutos secos es un buen snack para media mañana o para merendar. También pueden completar una ensalada o formar parte del postre. Tenerlos siempre a mano te puede ayudar a no picotear otros alimentos menos saludables.

Fruta

Del mismo modo que la verdura, su mejor versión de la fruta es la fresca. Puedes tener en la despensa algunas frutas enlatadas, pero mejor que no sean en almíbar, ya que contienen mucho más azúcar. Escoge las que vienen en su propio jugo.

Otra opción son las frutas desecadas que, al sacarles el agua, sus nutrientes se ven más concentrados y,por eso, la cantidad de una ración es menor que la de la fruta fresca.

La fruta es genial en cualquier momento del día. ¿ya tomas las 3 raciones diarias recomendadas?

Pescado

Las conservas de pescado son una buena opción para tener cerca. El atún, la caballa, las sardinas o los mejillones aportan proteínas y grasas de calidad. Son una alternativa que puede sacarte de un apuro añadiéndolas en ensaladas o acompañando una tostada.

Mejor escoger aquellas que sean al natural o que se conservan en aceite de oliva virgen extra, ya que, si no, es probable que se usen aceites de mala calidad y refinados. Presta atención también al contenido en sal de estas conservas.

Los que deberías evitar

Las chucherías, los refrescos, los embutidos, los dulces o las galletas son productos que aunque aparezcan en la pirámide de la alimentación saludable se encuentran en la parte superior, lo que indica que son productos de consumo ocasional. Así pues, lo mejor es que no los compres para evitar tentaciones y reserves su consumo a ocasiones muy puntuales como, por ejemplo, en el caso de comer fuera.

Asegúrate de que estos alimentos de los que te hemos hablado no falten en tu despensa para no tener que improvisar comidas con alimentos y productos poco saludables. ¿Ya los has incluido en tu lista de la compra?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

7 snacks saludables para llevarte a la oficina

Estar en el trabajo y que nos entre hambre a media mañana o media tarde no es una novedad. Muchas veces por pereza, falta de organización o no saber qué llevarte, tiramos de máquina o algo rápido que compramos en el supermercado y la mayoría de veces no es el picoteo más saludable.

Por eso os dejamos 7 sencillos y saludables snacks que podrás llevarte sin problemas al trabajo y disfrutar de ellos cuando el hambre te llame.

1- Yogurt con frutas troceadas y copos de avena

Escoge un yogurt bajo en grasas y sin azúcar. Si añades trozos de frutas, como el kiwi aportarán el doble de vitamina que una naranja y la fibra necesaria. Llevas la fruta en un tupper por separado y lo añades en un pequeño bol para poder mezclarlo todo y disfrutar de este snack.

2- Smoothie de bayas y granada

Con ingredientes ideales para recuperar la energía, este smoothie te aportará la energía suficiente para combatir el cansancio durante tu jornada laboral.

smoothie-bayas-granada-wefitter

3- Snacks de manzana

Con la dosis de manzana y avena el cuerpo recibirá la fibra que necesita diariamente. Además, la manzana es una de las frutas menos calóricas que puedes tomar.

wefitter-snacks-manzana-243x300

4- Hummus

Para los fans de este saludable ape

ritivo puedes llevarte unas cucharadas en un tupper para que te aporte
receta-hummus-casero-300x181

5- Frutos secos

Fáciles de llevar, rápidos de comer, sacian tu apetítio y los beneficios que te, ingiriendo la justa medida, son abundantes. Un puñado de almendras, semillas de calabaza o nueces ayudarán a prevenir enfermedades cardiovasculares.frutos-secos-wefitter

6- Frutas deshidratadas

Con ellas, puedes comer dulce sin sentirte culpable y te sacian a la vez que son muy nutritivas. Plátanos, orejones, dátiles o pasas son algunas de ellas.

surtido-frutas-deshidratadas-wefitterjpg

7- Fruta

Obvio que es uno de os snacks más conocidos y más recurrentes y por eso no nos podíamos olvidar de el.  Es rápido, puedes variar de fruta dependiendo de la temporada y fácil de llevar.  Ideal para refrescarte en tus descansos.

ensalada-de-frutas-wefitter

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone