Desventajas de realizar un entrenamiento distinto cada día

Cuando hablamos de entrenar, la mayoría de nosotros no tenemos escasez de opciones. Casi todas las ciudades tienen innumerables estudios de fitness con variedad de servicios que te permiten probar todos los ejercicios que puedas en un mes. Hay gimnasios enfocados en entrenamientos en grupos y que introducen nuevos entrenamientos todos los días con pocas repeticiones en las rutinas. Y ya si hablamos de hacer ejercicio al aire libre, las opciones son ilimitadas.

Pero como todas las cosas buenas, es posible que estés realizando demasiado ejercicio, o al menos demasiada variedad. Aunque es cierto que tener una variedad a la hora de hacer deporte puede ayudarte a prevenir lesiones y aporta a tu cuerpo con lo que se conoce “confusión muscular” (que evita que te estanques ya que tu cuerpo se adapta al mismo estrés físico cada día). Pero según el entrenador personal y psicólogo de ejercicio Tom Holland, cambiar de forma constante tus entrenamientos puede que no sea la forma más inteligente de entrenar porque sin consistencia, es más difícil hacer de tu ejercicio diario un hábito, y aún más difícil de conseguir progresos medibles si el objetivo es la fuerza o la habilidad.

Considerando todo esto, indicamos cómo cambiar tu rutina de forma inteligente con un par de consejos de cosas que deberías evitar.

Fija un punto de referencia para tus objetivos.
“Si todo lo que quieres es perder peso o permanecer en una forma cardiovascular decente, entonces cualquier actividad física va a ser buena para ti” dice Holland. “Pero si tu objetivo es ganar masa muscular o mejorar en una habilidad o técnica específica, entonces mezclar entrenamientos de forma frecuente no va a funcionar”.
Eso es porque tu cuerpo necesita un poco de consistencia para mejorar continuamente, y también necesitarás repetir algunos de los mismos entrenamientos al menos cada par de semanas para tener controlado tu progreso. Para que lo entiendas, nunca vas a mejorar en hacer abdominales si no los practicas de forma regular, y nunca sabrás si estás mejorando si no te pones a prueba de vez en cuando.
Además, cuando estás repitiendo un entrenamiento sin un objetivo de mejorar, te recordara a porque lo estás haciendo en primer lugar. “La mayoría de la gente quiere ver resultados”, dice Holland, y si no estás corriendo el mismo circuito y llegando a ser más rápido o haciendo la misma rutina y ser más fuerte, puede ser difícil mantenerse motivado.”

Mantén un tipo de constancia.
Si realizas una rutina variada también puede evitar que formes hábitos regulares o que tengas pasión por una actividad. Y eso está bien, si no necesitas ese tipo de cosas, pero estudios han mostrado que somos propensos a quedarnos con una rutina de ejercicio que montamos en nuestra agenda diaria y seguimos un cierto nivel de consistencia.
También es probable que nos mantengamos en entrenamientos que hacemos con amigos. Si siempre estamos intentando nuevos entrenamientos por nuestra cuenta, o entrando y saliendo de equipos que realizan deporte puede que no estés formando esos lazos amistosos y haciendo esas conexiones que hacen que hacer ejercicio llegue a ser adictivo para mucha gente.
Para conseguir lo mejor de los dos mundos, Holland sugiere intentar mantener una constancia entre los entrenamientos variados: Quizá participar en una clase de fitness diferente cada día pero hacerlo aproximadamente a la misma hora cada día. O quizá puedes cambiar tu rutina con un compañero o un grupo de amigos para que sin importar el tipo de ejercicio que estás haciendo, siempre lo hagáis juntos.

Elije actividades que se complementen entre ellas.
Cuando examinamos todo en un conjunto, tus entrenamientos de cada semana deberían tener fuerza, ejercicios cardiovasculares y recuperación proactiva. “Puedes estar en forma y sin lesiones si encuentras 3-4 entrenamientos que mantengan un equilibrio entre ellos “ dice Holland.
El problema empieza cuando estás haciendo demasiadas actividades que en el fondo hacen lo mismo o que trabajan contra sí mismas (haciendo varios días seguidos cardio de alta intensidad, por ejemplo) “Tengo un cliente que siempre está buscando nuevos entrenamientos que le gusten, pero el los añade a lo que ya hace sin eliminar ninguno anterior” dice Holland.
Para evitar hacer sobre entrenamientos, alterna días de levantamiento de pesas con los de cardio y saca tiempo para ejercicios fortalecedores como el yoga o pilates algunas veces a la semana. Asistir a una clase d yoga después de una sesión de levantamiento por ejemplo.
Es importante evitar la tentación de sacar provecho a las clases extras por muy divertidas y accesibles que sean.

Fuente: http://www.outsideonline.com/2010391/there-such-thing-too-much-fitness-variety

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone