La sal de la vida

Alexandra Rodés-  Preciada sal, que antaño era riqueza y moneda de intercambio! Afortunado aquel que la tuviese entre manos. De hecho, la palabra salario deriva del latín salarium, que viene a significar pago por sal o pago de sal. Para comprender bien su significado debemos remontar a la época del antiguo imperio egipcio, donde a los trabajadores y a los soldados se les solía pagar con dicho oro blanco.

Entre otras cosas, la sal era tan valiosa por su capacidad de conservar los alimentos, en especial los de origen animal, a falta de heladeras y neveras en aquella época.

Para los griegos por ejemplo, al igual que para los hebreos o los árabes, la sal era símbolo de amistad, de hospitalidad y de fraternidad, resultado pues de su tremenda importancia! Los griegos recibian a las visitas en casa ofreciéndoles pan y sal.

Muchas son las referencias históricas que prueban y corroboran su protagonismo en nuestra antigua vida, una sal llena de cualidades y atribuciones que han quedado hoy olvidadas, y que de hecho más bien han sido sustituidas por ideas bastante negativas sobretodo dentro del ámbito de la salud. La sal ha sido efectivamente demonizada sobretodo en este campo, específicamente el sodio que ésta contiene, el cual alcanza un buen 40% de su composición.

wefitter-art-sal

En este artículo mi objetivo es mencionar algunas de las razones por las que la sal y el sodio como mineral son tan esenciales  y necesarios para nuestro cuerpo. Allá vamos!

-El sodio y el potasio, juntos son los responsables de mantener el equilibrio de fluidos en nuestras celulas, dos electrolitos claves para la vida! Su equilibrio es de hecho tan importante que nuestro cerebro  dedica total esfuerzo a cuidarlo y mantenerlo.
Para entender este duo inseparable que forman sodio y potasio,  hay que saber que en nuestros orígenes el potasio era un mineral muy abundante, lo obteníamos en casi cada alimento que consumíamos, y por esta razón no desarrollamos nunca ningún tipo de detector especial ni sistema de alarma o recurso a nivel interno para asegurarle su aporte al cuerpo. Tal cosa no ocurrió igual con el sodio. Este último era bien escaso, lo cual nos llevo a desarrollar una gran sensibilidad a su consumo. Nuestro cerebro nos recompensa cada vez que lo ingerimos!, motivándonos así a buscar alimentos que lo contengan, con el fin siempre de mantener ese equilibrio clave que mencionaba. Nuestro organismo necesita pues suficiente sodio! Y el hecho de que ahora sea más fácil que antes obtenerlo, tal cosa no significa que debamos eliminarlo aunque si ser conscientes de la razón de su poder adictivo, una capacidad que se explica precisamente por el contexto que describía en el que evolucionamos.

-La idea de que la sal conlleva una hipertensión jamás ha sido rigurosamente probada científicamente hablando.  De hecho es más bien el elevar la ingesta de alimentos ricos en potasio lo que baja significativamente la presión arterial,  siendo el sodio que contiene la sal y el potasio dos minerales que trabajan en sinergia y balance, ya lo vimos en el punto anterior. Sin tratarse tampoco ahora de excederse con la sal, ya que ningún exceso es bueno, lo ideal sería eliminar la comida industrial y añadir esa pizquita consciente a nuestros platos, obteniendo así ni más ni menos que la que el cuerpo pide y necesita.
Estudio

-El consumo de sal ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre, mejorando de este modo la sensibilidad a la insulina, y protegiéndonos por tanto de complicaciones metabólicas relacionadas. Estudio

-La sal es un antihistamínico natural. Una pizquita de sal en la lengua puede mejorar y aliviar una reacción alérgica o un ataque de asma!

-El cuerpo necesita sal para un correcto Ph  en el estómago. La sal procura una adecuada y suficiente producción de ácido clorhídrico, imprescindible para digerir cualquier alimento!

wefitter-sal

-La sal es antidepresiva y antiestrés. Su capacidad para preservar hormonas esenciales asi como la de regular el cortisol en sangre (hormona del estrés), la hacen buen antídoto para la depresión y el insomnio. Tal hecho propicia a su vez una tiroides sana, y cuando la glándula tiroides funciona bien todo la sigue a ese buen paso!

-Ese poquito de sal cada día promueve una termogénesis adecuada,  una buena temperatura corporal que nos protege del frío y facilita el buen funcionamiento interno del organismo. Estudio

-La sal es el condimento perfecto para nuestros platos! Cobran con ella más sabor y se realzan a sí mismos los alimentos. Comer resulta un enorme placer con este preciado aporte!

-Elegir la mejor sal. Y esto significa dejar de lado la sal refinada y en su lugar comprar una que no lo sea. Un ejemplo de sal excelente tanto por su textura y sabor así como su rico contenido en minerales sería la sal del Himalaya.

-Por último, recomendaros los baños calientes de sal, una buenísima forma de absorber su contenido mineral a través de la piel, así como de disfrutar de lo relajados y a gusto que nos dejan luego. Que rico!!

Espero que os haya gustado el artículo, que tras éste sintáis convencidos el porqué la llaman la sal de la vida!

Alexandra Rodés – Especialista en nutrición y hábitos de vida saludables

alexrodesmontoliu@gmail.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone