¡Ojito con el sobreentreno!

Alexandra Rodés – Aunque todos sabemos y oímos en los medios sobre los riesgos de una vida sedentaria, no es menos cierto que el irse al otro extremo con un ritmo sin freno ni descanso es igualmente poco saludable.


Los siguientes son algunos de los signos y causas de una posible sobrecarga:

  •  El sentir que uno no se logra completar entrenos que solía hacer antes sin problemas.
  •  Pérdida de masa muscular. Entrenar como un salvaje todos los días puede desajustar el ratio hormonal de Cortisol-Testosterona, entrando en un estado catabólico que consume el propio músculo y a su vez acumula grasa (especialmente en la zona abdominal). Si a esto le sumamos una falta de sueño el desajuste es mucho mayor.
  • El hacer entrenos muy intensos cada día son una causa habitual de sobreentreno. Salvo en casos particulares de atletas profesionales que siguen la guías y consejos de sus entrenadores, para alguien no dedicado son un verdadero riesgo las dinámicas tan duras.
  • El ritmo cardíaco en reposo es más alto de lo habitual. En deportistas explosivos, tal signo junto con dificultades para dormir son claras consecuencias de una sobrecarga.
  • Resfriarse y enfermar a menudo podría tener múltiples causas (falta de vitamina D, falta de sueño..), el sobreentreno es por eso capaz de debilitar nuestras defensas y por tanto podría ser el origen.
  • El sentirse completamente fatigado al día siguiente de un entreno duro, con dificultades incluso para concentrarse y estar alerta. La falta de motivación es también presente en tales días.

Cómo tratar y prevenir el sobreentrenamiento:

  • Tras los entrenos mas duros procurar dar un margen generoso al cuerpo para recuperar y regenerar bien celularmente. Idealmente son 48h las que garantizan una recuperación perfecta, aunque a las 24h si uno quiere puede llevar a cabo una actividad de tipo suave (jogging, caminar…).
  • Una recuperación exitosa incluye o requiere dormir bien, pues es durante el sueño cuando tienen lugar las fases clave de reparación del tejido y también de ganancia de fuerza y músculo, todo ello es lo que además brindará la futura mejora en el rendimiento!
  • Comer bien. Alimentos de calidad y nutritivamente densos deberían estar presentes en cada comida. También es muy importante comer suficiente.
  • Darse una semana sin entreno! Si, tal y como suena. No por ello uno va a perder su capacidad ni la fuerza adquirida, al contrario! Y además uno retoma el ejercicio luego con mucha más vitalidad y ganas, volviendo a sentir que evoluciona y mejora.

Eso es todo por hoy. Escuchemos a nuestro cuerpo y sincronicemos con sus ritmos!

Alexandra Rodés – Especialista en nutrición y hábitos de vida saludables
alexrodesmontoliu@gmail.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone