WeFitter Entrevista Mostafa Benslimane

“Si al cuerpo le das caña desde el principio, lo vas a pasar mal”

Entrevista a Mostafa Benslimane, actual campeón de Catalunya de Maratón

Andrea Rodés- Mostafa Benslimane llegó a Mataró en el año 1996, cuando tenía 16 años, con la intención de proseguir los estudios y dar el salto en Atletismo, un deporte que había empezado a practicar en Marruecos. Pero las cosas no fueron tan fáciles como creía. “Tuve que abandonar los estudios y ponerme a trabajar en un invernadero de fruta, en Llavaneras. Durante tres años trabajé doce horas al día, de siete de la mañana a siete de la tarde. Llegaba a casa agotado, pero siempre encontraba un momento para salir a correr”, recuerda este atleta de ojos oscuros y largas pestañas, actual campeón de Catalunya de Maratón.

Nacido en Tánger hace 37 años, Mostafa dice que de niño siempre le gustó correr. “En el colegio participé en varios campeonatos regionales de atletismo, y me fui aficionando.  Además, en mi barrio vivían varios atletas famosos, y supongo que me inspiró”, comenta Mostafa, vestido con el chándal blanco del Cornellà Atlètic, su club actual. Está a punto de salir a correr por su lugar de entreno habitual: la riera de Argentona, un sendero arenoso flanqueado por cañizares, huertos y bosques de pinos que une Mataró con Argentona, un pequeño municipio del Maresme, conocido por los edificios modernistas de Puig i Cadafalch.

WeFitter Entrevista Mostafa Benslimane
Mostafa a punto de salir a correr por la riera de Argentona. Foto por Andrea R.

Son las cinco de la tarde y la riera se va llenando de corredores y paseantes que aprovechan la última luz del atardecer. Entre ellos hay un grupo de señoras mayores que pasean junto a sus perros –pequineses y caniches sin raza, muy feos todos – y al ver a Mostafa le saludan con la mano. “Aquí nos conocemos todos, somos siempre los mismos.  Es muy agradable correr rodeado de naturaleza. El único problema son los perros, estos son pequeños, pero de vez en cuando aparece alguno más grande y más malo”, dice, riendo. A los cinco minutos aparecen dos hombres haciendo footing, que también le saludan. “Por las mañanas hay gente en paro, por las tardes ves más gente joven o incluso grupos de atletas profesionales… Lo importante es que cada corredor encuentre su propio ritmo. La mejor razón para correr es por salud. Creo que hacer media hora de ejercicio al día es lo mejor que puedes hacer para evitar enfermedades”, opina Mostafa, que también hace de entrenador de atletismo en varios clubs.

A pesar del trabajo duro en el invernadero, los primeros años en Mataró fueron los mejores años de su carrera deportiva. “Estaba cansado pero siempre conseguía un momento para correr. Me sirve para desconectar, para meterme en otro mundo por un tiempo, vaciarme de preocupaciones”, comenta. “Es cierto que correr es un deporte solitario”, añade, “pero tiene la ventaja de que es barato: solo necesitas un chándal y unas bambas”, dice. Sin embargo, Mostafa aconseja a cualquier corredor cambiarse las zapatillas cada seis meses para evitar lesiones, o tener al menos dos pares de bambas, para no desgastarlas tanto. Él tiene siete pares de bambas, cada una para uno uso diferente: pista, intensidad, rodaje, cross… “Algunos profesionales tienen más de diez bambas”, dice, riendo.

A finales de los noventa, Mostafa consiguó sus mejores marcas y se proclamó dos veces campeón de Catalunya de pista cubierta. Entrenaba con Joan Vilà en el club Lluïsos de Mataró, hasta que una lesión inesperada en la espalda le dejó fuera de combate. “Ningún médico supo diagnosticar el origen de mis dolores. Finalmente, cuatro años y medio después, un fisioterapeuta detectó que tenía un problema de descompensación en el cuerpo debido al exceso ejercicio y probablemente también al trabajo en el campo”, opina, con aire triste. Con la lesión de espalda se esfumaron sus sueños de competir en los Juegos Olímpicos de Sydney y los campeonatos del Mundo. “Perdí cuatro años y medio de mi carrera.  Pensaba que ya nunca volvería a correr”, se lamenta, cruzando los brazos sobre su abdomen delgado.

WeFitter Mostafa Benslimane carreraMostafa Benslimane en la sexta edición del Marató Costa Daurada 2016

Con la ayuda del fisioterapeuta, Mostafa poco a poco ha vuelto a correr. “Empecé participando en algunas cursas populares, y poco a poco me ido lanzando en carreras de fondo y larga distancia”, comenta el atleta, ganador de numerosas maratones locales en los últimos años. En estos momentos, Mostafa se pre prepara para los campeonato de Catalunya cross largo y cross corto, el próximo febrero.  “Lo hago todo por mí, no por la fama”, comenta. Mostafa sale a correr dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde, y hace entre 12 y 15 kilómetros cada vez.  “Para ser profesional hay que tener mucha disciplina, marcarse objetivos y estar organizado”, dice. A los principiantes y corredores aficionados, les aconseja que corran entre 3 o 4 km diarios, o el equivalente a media hora. “Si al cuerpo le das caña desde el principio, lo vas a pasar mal, te va a doler todo y vas a gastar mucha energía en balde. Encima estarás agotado y no rendirás bien en el trabajo, porque el cuerpo necesita un tiempo para recuperarse”, opina. “Tampoco aconsejo ir a correr con el estómago vacío, que luego vienen los mareos”, añade Mostafa, preparándose para empezar el entrenamiento.

WeFitter Entrevista Mostafa Benslimane
Foto por Andrea R.

Mostafa corre con lo puesto, sin auriculares ni móvil. Solo de vez en cuando lleva un reloj digital para cuantificar los kilómetros.  “Me gusta sentir mis propias sensaciones y marcarme yo mi propio ritmo”, dice. Él no ha probado nunca WeFitter, pero cualquier iniciativa que sirva para animar a la gente a hacer ejercicio le parece una gran idea.”No cuesta tanto encontrar media hora libre al día para moverte un poco”, concluye.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone