Tag Archives: consejos saludables

5 errores que cometes en el desayuno

Vuelve la rutina y con ello las prisas por no llegar tarde al trabajo. Por lo general tendemos a dedicarle menos tiempo a una de las comidas más importantes del día, el desayuno.  Cometiendo así 5 errores que, con un poquito de atención, podríamos evitar y hacer que nuestro día sea 100% productivo. ¿Te animas a tener un desayuno saludable?

1.Te tomas el desayuno para llevar. Debido a falta de tiempo tendemos a coger algo rápido en la panadería cerca de casa y comerlo por el camino.  Si le das importancia al desayuno te molestarías en darle al cuerpo lo que realmente necesita y no lo primero que pilles.  No masticar los alimentos de forma adecuada por las prisas puede llevar a problemas digestivos y comer andando distrae a nuestro cerebro de tal forma que consume más calorías sin darse cuenta.

¿Eres perezoso y te cuesta levantarte antes para preparar el desayuno? Fácil, déjalo todo listo por la noche.  Como por ejemplo este refrescante y saludable smoothie de melón y pepino.

2. Olvidas la fibra. Si tu desayuno está lleno de azúcares tendrás hambre rápidamente porque los picos de azúcar en sangre bajan al rato de comer.  Los alimentos altos en fibra (como la avena, los productos integrales, las legumbres o las verduras) son exactamente lo contrario: te sientes lleno durante más tiempo porque la fibra se queda en el estómago durante más tiempo y te lleva más digerirla. Deberías consumir unos 30 g de alimentos altos en fibra al día. ¿Qué te parece esta crema de avena con melocotón para desayunar?

wefitter-crema-melocoton-receta

3. No estás tomando suficiente proteína. La proteína juega un papel importante en la sensación de saciedad. Una ingesta adecuada de proteína te puede ayudar contra los antojos. ¿Cuáles son buenas fuentes de proteína? Una tortilla con pan integral, avena con yogur griego y fruta o tostadas integrales con mantequilla de frutos secos, plátano y chía.

4.¿Y la grasa?. Los alimentos altos en grasa deberían ser una parte integral de tu dieta, igual que los carbohidratos y las proteínas. Deberías incluir las grasas saludables como mantequillas de frutos secos, semillas, aguacates o yogur son buenas opciones.

5.No estás comiendo suficiente. No temas comer mucho al desayunar: para activar el metabolismo por la mañana es una buena idea que te llenes de alimentos naturales. De esta forma estarás preparado para afrontar el día y no tendrás que preocuparte por que te suenenlas tripas horas antes de comer.

También sería interesante que en tu trabajo al menos un día a la semana ofrecieran un desayuno saludable. Es una práctica que además de ver que tu empresa se preocupa por tu salud, hace que tengas unos minutos para establecer relaciones con tus compañeros de trabajo mientras come saludable.

¡El desayuno es la comida más importante del día! Asegúrate de que tomas una dieta equilibrada y estamos seguros que rendirás mucho más ¡Pruébalo y nos cuentas!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

El sedentarismo es mortal

El día 6 de abril se celebra el Día Mundial de la Actividad Física  con el objetivo de sensibilizar la población sobre la epidemia del sedentarismo y promover la actividad física como un elemento esencial para la salud y el bienestar de las personas.

Actualmente el sedentarismo es el segundo factor de riesgo de muerte

Según la OMS, “el gasto sanitario anual de una persona sedentaria es 150-300 euros superior a la de una persona activa“. El 20,9% de la población de 18 a 74 años tiene un comportamiento sedentario.

Si quieres, puedes

Si crees que hay que sufrir para actuar contra el sedentarismo… ¡estás muy equivocado! Aunque tengas una vida inactiva, tú también puedes adaptar a tu cuerpo al ejercicio físico poco a poco.

Sumar 30 minutos de actividad física todos los días y evitar pasar más de 2 horas sentado puede reducir el estrés, la depresión, la ansiedad y mejorar el estado de ánimo. ¡Solo con unos pequeños cambios puedes conseguirlo!

  1. Camina. Intenta hacerlo durante 30 minutos al día de forma continua.
  2. Aparca el coche. Intenta hacer tus desplazamientos caminando. Si te mueves en transporte público, ¿por qué no te bajas un par de paradas antes de tu destino y haces el resto del recorrido caminando?
  3. Siempre por las escaleras.  Deja el ascensor para personas que de verdad lo necesiten.
  4. Quítale el polvo a la bicicleta. Anímate a usarla para ir al trabajo u otros desplazamientos.
  5. Únete a grupos que organicen visitas, excursiones, senderismo o cualquier otro tipo de actividades recreativas que impliquen desplazamientos. Te sorprenderás de los beneficios que te puede aportar.
  6. Aprovecha el momento que dedicas a las labores domésticas. ¿Quién dice que pasar el aspirador, pintar o cambar los muebles de sitio es aburrido? Implican un esfuerzo que puede ser muy beneficioso.
  7. ¿Te gusta ver la tele? ¡Pues sácale partido al tiempo que estás delante del televisor! Si tienes una bicicleta estática o una máquina de step, aprovecha para utilizarlas mientras estás frente a la pantalla.
  8. ¡Mueve el esqueleto! Pon un poco de música en casa y déjate llevar. ¿Puede haber un ejercicio más divertido que bailar?

No hay excusas para quedarse sentado en el sofá. Ponte en marcha con alguna de estas propuestas o con aplicando tus propias ideas. ¿Nos cuentas cómo combates tú el sedentarismo?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

4 salsas caseras saludables que te cambiarán la vida

Las salsas tienen la mala fama de que engordan. Pero desde luego no tienen nada que ver las que puedes hacer en casa con las que compras de bote. Las primeras pueden estar cargadas de ingredientes sanos y deliciosos y hacer que tus platos mejoren  aunque no seas un as de la cocina, mientras que las segundas tienen grasas excesivas, azúcar, sal, conservantes y muchos ingredientes que ni siquiera sabes lo que son.

Las salsas son fáciles de hacer, no tienes más que echar todos los ingredientes en una batidora ¡y ya está!,

Vamos con 4 recetas de salsas que seguro que os sonarán y cómo hacerlas.

1.Hummus

El hummus es una pasta de garbanzos. Si lo comes con pan de pita o con pan integral, forman una proteína completa, por lo que es muy habitual de las dietas veganas. Puedes seguir esta receta de Humus para probarlo.
El hummus admite numerosas variaciones, y queda de un color totalmente diferente si hace hummus de guisantes, de remolacha, de zanahoria, etc.
hummus casero-wefitter

2.Guacamole

La receta original de México se hace machacándolo en un mortero, o chafándolo con un tenedor.  El guacamole nos permite comer aguacate, un fruto con buenas grasas que es un superalimento por su contenido en vitaminas, omega 3, potasio, magnesio, etc.
Ingredientes
  • 1 aguacate
  • 1 tomate, medio para batirlo y medio para picar en trozos pequeños y decorar.
  • Media cebolleta
  • Un ajo
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Sal, aceite de oliva y pimienta
Para prepararlo, mete todos los ingredientes en la batidora, reservando algo de tomate para picarlo y decorar.
guacamole-wefitter

3. Pesto

Y el pesto verde queda estupendo con rúcula o con otros frutos secos como el pistacho, las nueces, o las almendras. Aparte de tomarlo con pasta, puedes tomarlo en tostadas para desayunar o para dar sabor a los pescados.

4. Tahini con yogur

El tahini tiene un sabor a fruto seco tostado que potencia el sabor de los platos y les da un sabor exótico. La pasta es muy espesa, así que hay que tomarla rebajada de alguna forma, con agua, con aceite, con limón, o con yogur. La receta es muy sencilla:
  • 2 cucharadas pequeñas de tahini
  • Un yogur natural
  • Un poco de comino molido. Si tienes los granos enteros, machácalos con un mortero para que den aún más sabor.
  • Un poco de cilantro o perejil.
  • Unas gotas de limón.
Esta receta queda genial con pollo, y le da un sabor oriental a tus platos más sencillos. El tahini también lo puedes utilizar como aliño de tus ensaladas, añadiendo una cucharada al aceite y al limón.
tahini con yogurt- wefitter
Estas salsas engordan si te dedica a comerlas con pan o con doritos, pero si las añades en pocas cantidades a tus ensaladas, o a tus platos, o como sustitutivo de la mahonesa en tus sandwiches o bocatas verás que estarán mucho más ricos y tendrán un sabor muy diferente sin que sumen demasiadas calorías.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone