Tag Archives: ejercicio

Prevenir es vivir: El deporte ayuda a la prevención y tratamiento del cáncer de mama

El día 19 de octubre se celebra el Día Internacional del Cáncer de Mama, una fecha imprescindible para concienciar sobre la importancia de las revisiones así como visibilizar e informar sobre la enfermedad. 

Como dice el dicho; “mejor prevenir que curar”  por eso durante este día se intenta hacer que todas las mujeres tomen conciencia de que cuanto más temprano se realiza un diagnóstico más posibilidades habrá de erradicar la enfermedad de su cuerpo.

Es imprescindible que en todos los entornos en los que nos movemos a diario tengamos la seguridad de que tenemos al alcance  formas que nos ayudan a diagnosticar y prevenir este tipo de enfermedad. En el trabajo, por ejemplo, la empresa debe asegurarse de que los trabajadores estén seguros en el trabajo y  crear una cultura que respalde comportamientos saludables puede mejorar la salud, la seguridad y el bienestar de los empleados.  Los programas de bienestar , con evaluaciones preventivas, pueden ayudar a los empleados a gestionar con éxito o incluso prevenir condiciones crónicas.

En casa poder hacer ejercicios y revisiones rutinarias recomendados para detectar posibles anomalías.  Los expertos llevan años analizando estos beneficios en enfermedades como el cáncer de mama y una cosa está clara, la práctica de ejercicio reduce la fatiga, las náuseas y el dolor que las pacientes experimentan.

Los beneficios más importantes del ejercicio en las pacientes que han tenido cáncer se centran en la prevención y reducción de diferentes efectos secundarios de los tratamientos que, por un lado afectan a su calidad de vida y, por otro, afectan a su salud a largo plazo.

En resumen, hacer ejercicio moderado te permite:

  • Mantener la masa y fuerza muscularreduce los efectos secundarios del tratamiento.
  • Mejorar la capacidad cardiovascular disminuye la intensidad de los síntomas.
  • Reforzar las defensas.
  • Mejorar la capacidad física generalque te da un empujón extra para poder soportar los ingresos hospitalarios.
  • Movilizar el abdomen ayuda contra los síntomas digestivos.
  • Mantener la movilidad e independencia.
  • Emocionalmente te sientes mejor al verte mejor físicamente.

Desde el punto de vista psíquico y relacionado con muchos factores, como la liberación de endorfinas, el deporte produce sensación de bienestar.

El camino no es fácil y hay viajes duros en los que no hay mejor compañía que sentir que no estás sola 😉

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

7 claves para recuperarte después de entrenar

En este artículo me gustaría hablaros sobre qué cosas hay que cuidar y favorecer para completar con éxito un buen entreno. El tema en cuestión es ni nada mas ni nada menos que la recuperación, el proceso en el que entra nuestro cuerpo tras el trabajo físico realizado. Una buena recuperación es determinante para obtener los beneficios de cualquier entreno, de modo que allá vamos con las claves para que ésta no nos falle!

1-Gestionar nuestro estrés mental. Ya de por si ejercitarnos físicamente supone un estrés para el cuerpo, algo que de hecho es necesario para que éste pueda transformarse y aumentar su fortaleza, de ahí se produce la esperada mejora en rendimiento permitiéndonos incrementar la intensidad o la dureza del entreno la próxima vez. Sin embargo, si al estrés físico (necesario como vimos) le añadimos un estado emocional alterado o de preocupación, el cúmulo total de estrés al que nos sometemos no le permite al cuerpo responder tan eficazmente y a recuperarse como debe. Varios estudios corroboran esta idea y por ello debemos gestionar nuestros pensamientos y en general, procurar entrenar con una mente atenta y serena.

2-No sobreentrenar. Hace algun tiempo ya escribí un artículo entero sobre esta cuestión. En general lo que debe quedar claro es que a mayor intensidad y duración del entreno mayor será el tiempo de recuperación que necesitaremos.

3-Tomar suficientes calorias. Una buena recuperación significa rellenar y recompensar al músculo por su trabajo, una adecuada síntesis de proteinas es imprescindible para la mejora y readaptación muscular. Si andamos faltos de alimento el cuerpo interpreta la situación como de “famina o escasez”, enviando una serie de señales que no permiten a nuestras hormonas anabólicas favorecer el crecimiento muscular, si no todo lo contrario, provocando atrofia muscular y retención de grasa.

4-Tomar suficiente proteina. Para la recuperación del músculo es esencial, además de la ingesta calórica total que resaltaba en el punto anterior. Sin una buena fuente de proteinas de calidad nuestro músculo no puede repararse.

5-Dormir y descansar lo suficiente. Aunque la falta de sueño no impide la realización del entreno, sí dificulta su recuperación al aumentar la hormona del estrés cortisol, reducirse la producción de testosterona y la síntesis de proteinas a nivel muscular.

6-Zinc y Magnesio, ¡dos nutrientes claves! Por un lado, el zinc favorece la producción de testosterona que tan necesaria es tanto en hombres como en mujeres para un buen rendimiento deportivo. Alimentos como las ostras (las mejor fuente de zinc), la carne de cordero y de buey, las pipas de calabaza, las semillas de sésamo, las lentejas y garbanzos, son todos ellos buenos aportes de este nutriente esencial.
El Magnesio, otro super mineral que en tantísimas funciones es requerido por nuestro cuerpo, su necesidad todavia se ve aumentada si llevamos una vida activa. Un electrolito imprescindible y un nutriente indispensable para la producción de energia. Algunos ejemplos de alimentos ricos en magnesio serian el cacao, las pipas de calabaza y girasol, las espinacas y las acelgas.

7-Entrenar de forma regular. Para que nuestro cuerpo sea capaz de asimilar grandes entrenos y actividades nuevas necesita que haya un rodaje y un mantenimiento previo, una base a partir de la cual poder dar ese salto cualitativo que deseamos. La planificación es muy importante, estrategia que nos permite avanzar y mejorar, y a no caer muertos tras un gran esfuerzo! La recuperación por tanto esta condicionada por la dureza de nuestro entreno y la asiduidad con la que venimos ejercitándonos. Tiene que haber un ritmo y una dinámica! La vida misma así lo precisa cuando nos proponemos alguna meta, un nuevo reto.

Espero que os haya gustado y servido el artículo de hoy, conociendo y escuchando así cada vez más a vuestro cuerpo, pudiendo disfrutar de toda su capacidad y fuerza!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Entrenar con calor: errores que debes evitar

Correr en invierno presenta desafiantes retos para mantenerse motivado y salir a entrenar debido a que los días son más cortos, hace mucho frío, las carreteras no están en condiciones óptimas… pero realmente es el verano la estación que peor impacto tiene en nuestros entrenamientos.

Sí, sí, el solecito, el paisaje, la playa, etc hace que sea mucho más fácil salir por la puerta pero la verdad es que el calor, la humedad, las vacaciones y la falta de sueño repercute en tu plan de entrenamiento, especialmente si te estás preparando para alguna competición o carrera.

Ya que el verano es una de las estaciones más populares e importantes a la hora de entrenar, sobre todo si preparas alguna de las maratones que se celebran en estas fechas, es fundamental que prepares tus entrenamientos con objetivos realistas y que consideres que pueden presentarse dificultades.

Vamos a indicar 2 de los fallos más comunes que se cometen en esta época y cómo poder evitarlos. Así, ¡este año conseguirás todo lo que te propongas!

No ajustar tus entrenamientos a las horas adecuadas para tener una buena temperatura.

Entrenarás y correrás más despacio con el calor. Esto es un factor psicológico y es fundamental tenerlo en la mente cuando planifiques tus entrenamientos y puedas evaluar los resultados.

Cuando haces deporte la temperatura del cuerpo sube. Al principio, este aumento en la temperatura te ayuda a entrenar mejor por el incremento del flujo de la sangre y la forma en la que trabajan los músculos. De ahí la importancia de calentar antes de los entrenamientos.

Pero llegar a una determinada temperatura hace que tu cuerpo no pueda enfriarse por sí mismo y tiene que enviar flujos de sangre a la piel para mantenerla fría. Esto disminuye la cantidad de sangre disponible para transportar oxígeno a los músculos que estén en funcionamiento. Como resultado la habilidad para correr más rápido desciende considerablemente.

Por ello hay que ser realistas con el momento en el que sales a entrenar.

¿Solución? Evidentemente no salgas a correr a las 4 de la tarde porque te quedas en el sitio por el calor y riesgo de deshidratación. Busca momentos a primera hora de la mañana o a última del día cuando las horas de más calor ya han pasado.

-No recuperarse adecuadamente.

Tener una recuperación correcta en los meses de verano es un desafío enorme para la mayoría de corredores.  El principal factor que lo produce es la falta de sueño pero también influye el realizar otro tipo de deportes que te dejan cansado.

Falta de sueño: Como hemos indicado antes, para evitar el calor  hay que entrenar en horas con poca temperatura, eso significa que a veces tengas que levantarte incluso antes de que salga el sol.

¿Y ese tiempo de dónde lo sacamos? De las horas de sueño.  “Pues duermo antes” muchos pensaréis. Ese es el sentido lógico, si te levantas antes, te vas antes a la cama. Pero por norma general no se cumple y más porque aprovechamos el buen tiempo y las noches largas de verano para disfrutarlas, no para dormir.

Tampoco tienes el fin de semana para recuperarte, como puede pasar en invierno que te apetece quedarte en la cama y a lo largo del día sales a correr. En verano imposible. Tenemos el calor, ¿recuerdas?

Viajar y otro tipo de deportes: El verano es sinónimo de pasar tiempo con la familia para hacer senderismo, viajes a la playa y otro tipo de actividades y deportes. Sin embargo, estar activo todo el día o tener una sesión intensiva de playa y sol pasa factura al siguiente día porque acabamos cansados, aunque no lo parezca.

Evidentemente no vamos a dejar de divertirnos y pasarlo bien por entrenar, pero aquí vuelve a entrar el factor de la planificación y el ser realistas con tus expectativas.

Si te pasas todo el sábado en la playa o vas a hacer senderismo, no pretendas hacer una tirada larga el Domingo. Administra y ajusta tus entrenamientos.

¿Solución? Lo ideal sería programar una semana para descansar o añade un día de recuperación semanal en tu horario. Esto puede ayudarte a ponerte al día con las horas de sueño, disfrutar de un bonito día en la playa y evitar que sobreentrenes y te frustres por no progresar como querías.

Y tú, ¿qué pautas sigues para que no te pille el calor en verano?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Si dejas de hacer ejercicio, tu cerebro lo pagará

Todos sabemos  que practicar ejercicio físico es muy beneficioso, pero  pocos son conscientes de que para aprovechar esas ventajas al máximo debemos ser constantes. Las últimas investigaciones realizadas sobre este tema indican que para mantenerse en forma y cuidar la salud, serían suficientes entre 150 minutos de ejercicio aeróbico a la semana.

Eso sí, hay que tener en cuenta que no es lo más adecuado hacer todo ese esfuerzo en un solo día. Lo ideal sería dedicarle al menos 30 minutos 3  días a la semana. Si el objetivo es lograr cambios significativos a nivel cerebral, es imprescindible ser constantes.

¿Te has preguntado alguna vez el efecto que tendría en tu cerebro cuando paras de hacer deporte?  Un estudio realizado por neurocientíficos de la Universidad de Maryland tiene la respuesta y es clara:  El ejercicio aeróbico potencia el funcionamiento del cerebro.

Este tipo de ejercicio facilita  la formación de nuevas neuronas, que sustituirán aquellas que mueren todos los días, de manera que las conexiones neuronales no se afecten demasiado y podamos seguir pensando, recordando y poniendo en práctica los hábitos que hemos aprendido.

Pero, ¿qué pasa en tu cerebro cuando dejas de practicar actividad física?

La actividad física no solo incrementa el flujo sanguíneo durante el ejercicio sino que este efecto se mantiene a lo largo del día.

Sin embargo, los efectos del ejercicio físico no duran por siempre, lo demuestra un estudio realizado con atletas que habían pasado  los últimos 15 años de su vida entrenando una media de 4 horas a la semana.

Se apreció que después de 10 días de inactividad el flujo sanguíneo disminuía en 8 regiones diferentes del cerebro. Entre ellas: 

  •  El giro temporal inferior:  ejerce un papel fundamental en el procesamiento visual, la memoria semántica y el reconocimiento de objetos complejos, rostros y números.
  • El lóbulo parietal inferior: nos permite detectar las emociones mirando los rostros de las personas y nos ayuda a interpretar la información proveniente de los sentidos.
  • El hipocampo, que  desempeña un papel fundamental en la memoria y es una de las estructuras más afectadas en las demencias.

Estos neurocientíficos afirman que si apreciaron estos cambios en tan solo 10 días de inactividad, un periodo de tiempo mayor sería nefasto. Por eso, no es extraño que un estilo de vida sedentario se haya vinculado con un mayor riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas.

Ahora ya sabes que haciendo ejercicio de forma constante es la mejor solución para tener activo tu cerebro.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

El sedentarismo es mortal

El día 6 de abril se celebra el Día Mundial de la Actividad Física  con el objetivo de sensibilizar la población sobre la epidemia del sedentarismo y promover la actividad física como un elemento esencial para la salud y el bienestar de las personas.

Actualmente el sedentarismo es el segundo factor de riesgo de muerte

Según la OMS, “el gasto sanitario anual de una persona sedentaria es 150-300 euros superior a la de una persona activa“. El 20,9% de la población de 18 a 74 años tiene un comportamiento sedentario.

Si quieres, puedes

Si crees que hay que sufrir para actuar contra el sedentarismo… ¡estás muy equivocado! Aunque tengas una vida inactiva, tú también puedes adaptar a tu cuerpo al ejercicio físico poco a poco.

Sumar 30 minutos de actividad física todos los días y evitar pasar más de 2 horas sentado puede reducir el estrés, la depresión, la ansiedad y mejorar el estado de ánimo. ¡Solo con unos pequeños cambios puedes conseguirlo!

  1. Camina. Intenta hacerlo durante 30 minutos al día de forma continua.
  2. Aparca el coche. Intenta hacer tus desplazamientos caminando. Si te mueves en transporte público, ¿por qué no te bajas un par de paradas antes de tu destino y haces el resto del recorrido caminando?
  3. Siempre por las escaleras.  Deja el ascensor para personas que de verdad lo necesiten.
  4. Quítale el polvo a la bicicleta. Anímate a usarla para ir al trabajo u otros desplazamientos.
  5. Únete a grupos que organicen visitas, excursiones, senderismo o cualquier otro tipo de actividades recreativas que impliquen desplazamientos. Te sorprenderás de los beneficios que te puede aportar.
  6. Aprovecha el momento que dedicas a las labores domésticas. ¿Quién dice que pasar el aspirador, pintar o cambar los muebles de sitio es aburrido? Implican un esfuerzo que puede ser muy beneficioso.
  7. ¿Te gusta ver la tele? ¡Pues sácale partido al tiempo que estás delante del televisor! Si tienes una bicicleta estática o una máquina de step, aprovecha para utilizarlas mientras estás frente a la pantalla.
  8. ¡Mueve el esqueleto! Pon un poco de música en casa y déjate llevar. ¿Puede haber un ejercicio más divertido que bailar?

No hay excusas para quedarse sentado en el sofá. Ponte en marcha con alguna de estas propuestas o con aplicando tus propias ideas. ¿Nos cuentas cómo combates tú el sedentarismo?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Quema calorías placenteramente. ¿Te apuntas al sexercise?

Hacer ejercicio, tonificar y quemar grasa no es cosa fácil. Por lo general se necesita mucha voluntad, esfuerzo y disciplina para lograr una meta como esta pero imposible no es. ¿Te imaginas que existiera una manera de ejercitarte y tener el máximo placer al mismo tiempo? Pues deja de imaginarlo y toma nota para ponerlo en práctica.

Un equipo de investigadores de la universidad de Quebec en Canadá han publicado sus descubrimientos sobre cómo ponerse en forma. Lo denominan sexercise, que consiste en sacar el máximo provecho a los encuentros sexuales, explorando su potencial quema grasa, de modo que pueda llegar a sustituir una clase de spinning o de Body Pump. Es decir, menos gimnasio y más cama.

El estudio pretendía comprobar los niveles de energía consumidos durante el acto sexual y cómo el gasto calórico puede ser comparable al de realizar algún deporte. Según el estudio que han realizado, los hombres gastan 120 calorías durante una media hora de sexo y las mujeres consumen 90. Hacer el amor cuenta como ejercicio significativo, ya que una hora de práctica quema casi tantas calorías como correr 30 minutos.

Este tipo de ‘ejercicio en pareja’, además, es un buen acelerador del metabolismo, ya que el contacto de los cuerpos produce un ajuste térmico que estimula al organismo.

sexercise-wefitter-blog-post

Si se practica a primera hora de la mañana, en ayunas, la quema de calorías es superior, ya que el cuerpo, al no tener alimentos, tendrá que recurrir a las reservas de grasa acumuladas.

Existen ya diversas técnicas y consejos específicos para sacar el máximo partido del sexercise. Cambios de postura, de ritmo, de velocidad para quemar más calorías y sumar excitación. Todos los músculos trabajan durante el acto sexual, por lo que sencillamente se trata de elegir la postura adecuada para tonificar aquella zona que más nos interese: abdominal (el puente), glúteos (cowboy), tríceps…

Ya sabes, si quieres que el ejercicio sea un placer, empieza a practicar sexercise 😉

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

El ejercicio es la clave para la prevención cardiovascular

Hoy 14 de Marzo, es el día Europeo del riesgo cardiovascular y por ello queremos destacar que el control de los factores de riesgo cardiovascular —hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, tabaquismo y sedentarismo— resulta la mejor estrategia de prevención.

En este sentido, además del control de estos factores resulta primordial la adopción de hábitos de vida saludables, entre los que la práctica de ejercicio es fundamental, ya que no sólo mejora el estado de salud, es un hábito de vida cardiosaludable, capaz de evitar el desarrollo de patologías cardiovasculares.

La ausencia de actividad física es considerada como el mayor factor de riesgo por la American Heart Association. Las personas sedentarias tienen una mayor incidencia de enfermedad coronaria en comparación con quienes hacen ejercicio físico habitual.

El ejercicio físico es primordial para la rehabilitación cardíaca debido a que:

  • Elimina las influencias negativas de la falta de actividad física.
  • Mejora la capacidad funcional.
  • Mejora la eficacia circulatoria e incrementa la vascularización del corazón.
  • Disminuye los factores de riesgo cardiovascular (colesterol, hipertensión, obesidad, estrés,…).
  • Mejora el nivel de bienestar anímico y la calidad de vida.
  • Previene nuevos episodios coronarios.

El ejercicio debe ser considerado como la pieza clave en la que deben basarse las modificaciones del estilo de vida para la prevención de la enfermedad cardiovascular.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Tutoriales adaptados a los músculos que quieres trabajar

¿Sabes qué parte del cuerpo quieres trabajar y no sabes qué tipo de ejercicios hacer?

Te dejamos una interesante web que, dependiendo de la zona a trabajar, te explica y muestra con gifs los ejercicios que puedes hacer para ponerte en marcha.

MuscleWiki  pone a  tu disposición un mapa interactivo del cuerpo en el que puedes seleccionar un músculo y te mostrará los movimientos que puedes hacer para estirar y ejercicios a realizar.

Además cuenta con una calculadora de calorías, repeticiones necesarias y nutrientes que debes ingerir (proteínas, carbohidratos, etc)

mapa cuerpo-wefitter

Si eres de los que buscan cualquier excusa para no ponerse en marcha, se acabó. Si sigues estos consejos para empezar a ponerse en forma y unas rutinas para fortalecer los músculos, verás los resultados

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

10 min de ejercicio intenso para estar en forma

Van pasando los días y con ellos las ganas de irse poniendo en forma de cara al verano para lucir tipo. Pero a veces no tenemos ganas ni tiempo que dedicarle al deporte, o incluso muchas veces supone un gasto económico que no podemos asumir tan fácilmente.

Sin embargo, no necesita equipamiento, ni un gimnasio, ni aparatos de ningún tipo. Solo 10 minutos de tiempo para acelerar el corazón, tonificar la musculatura y acelerar el metabolismo para quemar grasas durante más tiempo cada día.

¿Comenzamos?

1. La plancha

Aunque no lo parezca, este es uno de los ejercicios físicos más completos que hay, ya que es una manera de fortalecer los músculos, aumentar la fuerza y la estabilidad.

El ejercicio en sí es muy sencillo, sólo tienes que ponerte en la posición que muestra la fotografía, manteniendo tu peso en los brazos y la punta de los pies, con el cuerpo totalmente recto. Verás que al principio duras muy poco, así que no dudes descansar entre serie y serie, con el paso de los días irás consiguiendo mayor resistencia.

ejercicio-plancha-wefitter

2. Flexiones

Este ejercicio nos ayuda a trabajar el pecho, los hombros y tríceps. Hay que tener en cuenta que es fundamental tener cuidado con la posición de la espalda para no dañarla.

ejercicio-flexiones-wefitter

3. Muslos y glúteos

Posición perfecta para tonificar los muslos y los glúteos. Para realizarla comenzamos a gatas, después sólo tenemos que extender una pierna y el brazo contrario y repetir el proceso con la otra pierna y el otro brazo.

ejercicio-muslos-gluteos-wefitter

4. Sentadillas

Si las flexiones son el ejercicio más común para tonificar la parte superior, las sentadillas son lo propio con la parte inferior.

Tenemos que colocar los pies a lo ancho de los hombros y luego ponernos de cuclillas, como si nos fuéramos a sentar en una silla. Mantén la espalda recta y los brazos estirados para mantener el equilibrio, y sólo tenemos que subir y bajar como muestra la imagen.

ejercicio-sentadillas-wefitter

5. Abdominales

Acuéstate boca arriba y flexiona una rodilla en 90 grados, hasta que puedas tocarla con la mano. Repite el mismo movimiento con ambas piernas y brazos.

ejercicio-abdominales-wefitter

6. V boca abajo

Para hacer este ejercicio tenemos que poner nuestro cuerpo en forma de ‘V’, boca abajo. Entonces levantamos una pierna hasta conseguir una línea recta con todo nuestro cuerpo y después la llevamos lentamente hasta nuestro pecho y volvemos a la posición inicial. Repetimos el proceso con ambas piernas.

ejercicio-v-wefitter

7. Oblicuos

Tumbada y con las piernas flexionadas, con una pesa, tuerce un lado del cuerpo llevando la pesa hacia un lado. Repite el proceso en ambos sentidos.

ejercicio-oblicuos-wefitter

8. Burpee

Para acabar la serie, este es el ejercicio más ‘duro’, pero ideal para indicar nuestro nivel y estado de forma real, ya que es una mezcla de fuerza-resistencia y actividad anaeróbica exigente. En todo caso, la exigencia la pone cada uno realizando los movimientos con mayor o menor velocidad y más o menos repeticiones.

De pie, agáchese hasta la posición de cuclillas, apoyamos las manos en el suelo y de un salto echamos los pies hacia atrás, para quedarnos en la posición de fondos. Hacemos un fondo, volvemos a la posición de cuclillas y saltamos verticalmente para volver a la posición inicial. Repetimos el ejercicio tantas veces como podamos en 1 minuto.

ejercicio-burpe-wefitter

Ya no hay excusas, invierte 10 minutos de tu tiempo diariamente para mantenerte en forma y notarás los resultados

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

ACTIVIDAD FÍSICA COMO INDICADOR DE BIENESTAR EN LAS EMPRESAS

Personas que tienen un estilo de vida activo son más productivas, felices y sufren menos de estrés  que las personas que optan por un estilo de vida sedentario.

La falta de actividad física o de deporte tiene consecuencias feroces a nivel físico y mental, algunos ejemplos son: pérdida de fuerza muscular, flexibilidad y tono muscular; aumento del dolor muscular y articular; aumento de peso; deficiencia del sistema nervioso y disminución de la actividad intelectual.

Nuestro malestar físico  repercute de una forma involuntaria en nuestra actitud y predisposición a trabajar o a realizar tareas que tenemos encomendadas. Un dolor de espalda, una contractura a nivel cervical  o dolor en las articulaciones etc. Cualquiera de ellas provocan una bajada en el rendimiento y capacidad de trabajo.

Los datos siguientes están basados en un estudio realizado por Sharon Toker, de la facultad de Administración de la Universidad de Recanati, Tel Aviv, y Michael Biron, de la Universidad de Haifa. En el estudio 1632 trabajadores israelís del sector público y privado rellenaron cuestionarios y realizaron checkups médicos durante un período de nueve años. El mismo se basó en los minutos de actividad física realizada semanalmente, entendiendo por actividad física cualquier actividad que aumentase el ritmo cardiaco y haga sudar.

“Personas que hacen por lo menos 150 minutos de ejercicio físico por semana mejoran su productividad”

¿Quiere saber cómo mejorar la productividad de sus empleados?

La investigación encontró los mejores resultados en trabajadores que hacían por lo menos 150 minutos de actividad física por semana. Además se dieron cuenta  de que la depresión y los síntomas de agotamiento por trabajo son muchos más elevados en las personas que no hacen cualquier tipo de ejercicio. Mejoras en la salud pueden estar atribuidas al hecho de que la actividad física ayuda a mejorar la autoeficacia y el autoestima.

La actividad física permite dotar el cuerpo de una protección y fortaleza extra que prevenga de problemas a nivel físico al mismo tiempo que mentales. Estos factores son de extrema relevancia para las empresas para que puedan motivar sus trabajadores a llevar un estilo de vida saludable para que sea posible aumentar su productividad y reducir el absentismo de los empleados.

¿POR QUÉ MOTIVAR EL EJERCICIO EN LA EMPRESA?

  1. Team Building y competitividad entre los empleados
  2. Aumentar la productividad y reducir el absentismo de los empleados
  3. Generación de engagement de la empresa con sus empleados
  4. Acción de responsabilidad social por incentivar un estilo de vida saludable
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone